miércoles, 26 de diciembre de 2012

Mi pareja me ha desilusionado


Todo lo que experimentamos en la vida es gestado por nosotros mismos. Es decir, tú quisiste voluntariamente relacionarte con la pareja que tienes en este momento, porque ella tenía algo muy importante que mostrarte.

Hoy, en un momento de reflexión puedes recordar todo lo que él o ella te inspiró para que quisieras vivir esa experiencia de pareja. Es posible que muchas de las características más atrayentes que viste en esa



 persona, ahora te parezcan muy desagradables. Por ejemplo: quizás te fascino que él fuera un hombre introvertido y trabajador con buenos resultados económicos. Ahora puedes sentir que es una desventaja que sea tan introvertido y que su única meta sea trabajar y ganar dinero. Ahora puedes comprender que el hombre de tu vida podría tener más cualidades o quizás otras distintas.

Tu pareja, tal como cualquier persona, tiene sus debilidades y sus bloqueos. Todos los tenemos en distintas áreas y en distintos grados, pero todos los tenemos. Cuando iniciaste tu relación no te imaginaste que algunas costumbres o características que advertías en tu pareja se convertirían en un dilema o en un problema que te agotaría con el tiempo. Ahora, después de haber compartido juntos, te puedes sentir cansado de aquellos detalles o condiciones y sientes que esa persona te ha desilusionado.

Tomar conciencia que todo lo que te atrajo de él o de ella y que ahora te puede parecer tan desagradable, es una buena posibilidad para comprenderte mejor.

En toda relación de pareja, sin excepción, nos encontramos sorpresas. El grado de desilusión depende de cuan alejado te encontrabas de tu estado de conciencia. Atraemos a nuestra pareja de acuerdo a la vibración que nosotros estamos emitiendo. Mientras más baja nuestra vibración, más complicada son nuestras relaciones (ejemplo, las mujeres golpeadas). Mientras más alta nuestra vibración, mas armonía encontramos al unirnos con esa persona. Las sorpresas que encontramos dependen de cómo estábamos vibrando. Atraemos todo lo que estamos siendo por dentro.

Tú atrajiste a esa persona que ahora criticas, debido a tu propio nivel de vibración. Puedes sentirte muy mal por haber sido capaz de atraer a una persona que ahora te parece tan desagradable, pero también puedes sentirte mejor porque has tenido la posibilidad de crecer y elevar tu nivel de conciencia y ver más claro que ayer. El universo no espera que decaigas por esta relación, el universo espera que aprendas de esta relación.
¿Qué puedes aprender?, básicamente dos cosas: que puedes elegir trabajar en la relación para permitir que ambos crezcan o puedes permitirte dejarla porque simplemente te diste un gran valor personal y sabes que esa relación jamás se acercará a lo que tú quieres y necesitas. Esta decisión a veces es difícil de tomar al inicio, cuando recién se producen los inconvenientes.

La desilusión o la rabia que puedas estar sintiendo por tu pareja, solo habla de que no has querido perdonarte a ti mismo por estar creando estas circunstancias en tu vida y estas pretendiendo culparlo a él o ella por todas las consecuencias que obtienes de esa relación. Tenemos la tentación de culpar al otro por los problemas que nos causamos. Poco a poco puedes ir comprendiendo que nadie tiene culpa en esto, porque a ambos integrantes se les presenta una magnífica oportunidad para crecer y el objetivo principal es aprovecharla. Si ambos se liberan de la culpa, se sentirán mejor.  Si se sienten mejor, las cosas pueden mejorar. Hasta es posible que se produzcan milagros. Lo he visto en varios casos con mis clientes.

Somos atraídos por las personas que de alguna manera tienen algo que nosotros queremos para sí. Esto sucede porque en el fondo de nuestro interior reconocemos aquellas cualidades y hacemos contacto con ellas aun sin tenerlas perfectamente claras en el consciente. Algo de aquella persona se nos hace tremendamente atrayente y queremos estar a su lado para recordar y experimentar esas cualidades en nuestro interior. Es deseable recordar que aquellas características también te pertenecen. No hay necesidad de que alguien te las ofrezcas de regalo, porque tú mismo puedes advertir tu capacidad para expresarlas. De la misma manera, todo lo que nos parece desagradable o insoportable de otra persona  (y de la gente en general), es lo que no soportamos u odiamos de nosotros mismos.

Por programación la mayoría de las personas hemos aprendido que los desafíos son problemas para sufrir, para llorar y sentirse victimas. Ahora, en estos tiempos maravillosos tenemos la posibilidad de comprender que los desafíos son una gran posibilidad para crecer y ser más felices. Dios solo quiere que superemos todo para volver a casa. Él no tiene intenciones de que estemos aquí torturándonos en forma gratuita. Antes se pensaba eso. En tus manos está lo que consigues en tu vida.

Debido a que eres el creador de tus experiencias, tienes la posibilidad de sentarte, cerrar los ojos y escuchar qué es lo que te gustaría lograr de aquí en adelante. Cuentas con una libertad tan amplia, que a veces no sabes qué hacer con ella.

Patricia González.

Tu Coach para realizar los cambios que deseas


Recibe artículos de pareja en tu correo electrónico suscribiéndose en:  blog de pareja.

SERVICIOS:  Coaching -  Consulta Virtual -  Sanaciones.



5 comentarios:

  1. mi pareja me ofrecio un trio hmh y eso me desiluciono mucho de el q tengo q hacer

    ResponderEliminar
  2. Es fácil y difícil. Lo fácil es decidir si te gusta eso y lo difícil es hacer algo respecto de tu decisión.

    ResponderEliminar
  3. Una desilusión es algo en la vida que no espera de esa persona aunque avece es mejor darse cuenta a tiempo de hacernos mas ilusiones!!! Con el amor no se juega

    ResponderEliminar
  4. Una desilusión es algo en la vida que no espera de esa persona aunque avece es mejor darse cuenta a tiempo de hacernos mas ilusiones!!! Con el amor no se juega

    ResponderEliminar
  5. Una desilusión es algo en la vida que no espera de esa persona aunque avece es mejor darse cuenta a tiempo de hacernos mas ilusiones!!! Con el amor no se juega

    ResponderEliminar